Share to Facebook Share to Twitter Share to Instagram Share to Pinterest Share to Linkedin Share to Email Print

Dios nos ha dado una misión

November 5, 2021

¿Recuerda a los Beatles? ¡John, Paul, George, Ringo! A mí me gustaban. Tenía botas de Beatles, cuentas de amor y gafas de abuelita. Un año, para Navidad, mi hermano mayor me regaló un modelo de Paul (el Beatle guapo).  Era uno de esos kits de pintura. Me sabía la letra de los éxitos de los Beatles mejor que el Catecismo Menor de Martín Lutero. Los primeros éxitos eran de música pop animada: “I Want to Hold Your Hand”, “A Hard Day’s Night”. Incluso “Yellow Submarine”, que salió más tarde, todavía era alegre.

Pero luego los Beatles se hicieron mayores y el mundo cambió. La Guerra de Vietnam, el asesinato del presidente Kennedy y el de Martin Luther, los disturbios urbanos, la convención demócrata de Chicago de 1968.  La inocencia, para aquellos de nosotros que teníamos ese lujo, se terminó. El escepticismo, incluso el cinismo, era la lente a través de la cual se veía el mundo. Muchas cosas se estropearon, incluida la confianza en las instituciones y en la iglesia.

En 1971, salió el éxito de John Lennon “Imagine”. Era evocador, y estoy segura de que estaba destinado a señalarnos la posibilidad de un futuro mejor. Me parecía perturbador. Un mundo sin religión. Sin cielo. Sin infierno. Sin países. Sin posesiones. Como si al extirpar estas cosas la humanidad se curara y el mundo fuera como uno solo.

Había y hay suficiente quebrantamiento en el mundo como para dar vueltas. Pero el quebrantamiento no está fuera de nosotros —en las instituciones, la política, la religión— está dentro de nosotros. La única manera de construir la utopía es deshacerse de las personas. Imagine.

Excepto que Dios tiene un camino diferente. Es el camino de Jesús. Es el camino del amor. Es la forma de vida. Mire, Dios ama tanto al mundo y a toda la creación y a todos nosotros. Dios está con nosotros en todo nuestro descalabro. En Jesús, Dios ha reconciliado al mundo consigo mismo, pues lo redimió y nos redimió a nosotros a pesar de nuestra rebelión. Podemos poner nuestras vidas en juego en el amor incesante, fiel, poderoso y tierno de Dios.

Durante la pandemia soñamos grandes cosas e imaginamos a una ELCA que podría visualizar un mundo que experimenta la diferencia que la gracia y el amor de Dios en Cristo marcan en todas las personas y en la creación. Oramos y seguimos orando para que el Espíritu nos active a cada uno de nosotros a fin de que más personas conozcan el camino de Jesús y descubran la comunidad, la justicia y el amor. Y establecimos una meta: involucrar a un millón de personas nuevas, jóvenes y diversas para fines de esta década. ¿Por qué? Porque el mundo merece oír el evangelio. El mundo necesita mirar más allá de sí mismo. Hay un cielo.

Claramente, este no es el trabajo de la organización solamente, ni de ninguna congregación. Es una misión para todos nosotros. Hay tantas personas que no saben que necesitan conocer a Jesús. Hay tantas personas que piensan que la gracia de Dios es demasiado buena como para ser cierta. Hay tanta gente que busca un significado. Dios los ama a todos. Dios anhela atraer a todas las personas a sí mismo, limpiarnos y lavarnos la cara para que su imagen brille claramente en todos nosotros, para que podamos ver su imagen que brilla de unos a otros.

¿Nuevas, jóvenes y diversas? ¿Qué pasa con aquellos de nosotros que ya estamos aquí, que siempre hemos estado aquí, que hemos estado haciendo el trabajo y pagando las cuentas? Somos las 99 ovejas que no se extraviaron. Somos el hermano mayor que se quedó en casa y trabajó duro. ¡Por supuesto que sí!

Hemos vivido en el amor de Jesús y hemos caminado en el camino de Jesús. Nosotros conocemos la libertad del cristiano. No vivimos en un mundo implacable, sino en un mundo redimido con futuro. ¿Por qué no querríamos compartir esto con todas las personas que podamos?

Incluso un millón de personas nuevas, jóvenes y diversas, ¿por qué detenerse allí? El rebaño no estaba entero hasta que se encontró a la oveja perdida. El hermano mayor no se dio cuenta de que todo lo que su padre tenía ya era suyo a manera de regalo. Esto es cierto para nosotros. Dios ha dado esta misión para invitar a más personas al camino de Jesús. Imagine.

Read more about: